Día 27

En la mañana me tocó acompañar a mi novia a un desayuno familiar.  Me había prometido no decir palabra alguna para cuidarme y para no asustar a nadie con mi voz ronquísima.  Lo cumplí pero en la tarde ya no me pude aguantar y comencé a hablar y hablar.  Por fin pude tener una conversación con alguien y la tuve, larga y tendida con mi novia.

Hablamos de varias cosas que no habíamos podido hablar con detalle como varias de mis interacciones con el staff médico de la clínica en Corea.  Fue súper bonito y sí me puse algo emocional.  Sabía que quizá no era tan buena idea hablar tanto pero fuck it, ya nos hacía falta.

Al día siguiente: amanecí afónica

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s