Días 28-31

Estos días fueron mi reencuentro con la habilidad de platicar y fue un gran alivio.  Mi voz sigue lejos de cómo pensaba quedaría pero es un muy largo proceso de recuperación, me llegan dudas y miedo que la operación es en vano pero luego me tranquilizo lógicamente.   Fui de un 0% de palabras a 1% a 80% entonces quizá esté empujando los límites de mi voz y en ocasiones intento hablar de una forma más aguda o más grave, intento cantar, comer cosas picantes.  La mayoría de las cosas termino dándome cuenta que todavía no estoy lista y que me termino arrepintiendo un poco.

He estado físicamente muy aislada pero virtualmente conectada gracias a poder jugar en línea.  En estas instancias es, muchas veces, en donde más me permito jugar con la voz para mostrar las emociones correspondientes a lo que sucede en el juego.  Mientras más tiempo pasa me siento más cómoda hablando por más tiempo y dispuesta a explorar más, pero luego sucede que siento que me pasé y me regreso poquito.

Al final, creo que es un proceso de recuperación normal.  Estoy emocionada e impaciente por recuperar mi flexibilidad vocal y escuchar los resultados.  Como lo esperaba, todavía no estoy segura si todo este proceso valió la pena por el resultado pero definitivamente ha sido un proceso de aprendizaje sobre mí misma y da material de sobra para trabajar en mí.

Advertisements

Día 27

En la mañana me tocó acompañar a mi novia a un desayuno familiar.  Me había prometido no decir palabra alguna para cuidarme y para no asustar a nadie con mi voz ronquísima.  Lo cumplí pero en la tarde ya no me pude aguantar y comencé a hablar y hablar.  Por fin pude tener una conversación con alguien y la tuve, larga y tendida con mi novia.

Hablamos de varias cosas que no habíamos podido hablar con detalle como varias de mis interacciones con el staff médico de la clínica en Corea.  Fue súper bonito y sí me puse algo emocional.  Sabía que quizá no era tan buena idea hablar tanto pero fuck it, ya nos hacía falta.

Al día siguiente: amanecí afónica

Días 11-25

Sí, dejé de escribir 2 semanas.  Sin entrar a detalles, pasó algo que me sacó de mi realidad un par de días y ya no recuperé el blog hasta hoy.

Ha habido varios momentos en los que la gente asume que aparte de muda temporal soy sorda entonces se comunican conmigo escribiendo, con señas o, lo más gracioso, moviendo la boca pero sin hacer sonido alguno.  Descubrí que una señora no sabía leer cuando intenté decirle algo escribiéndolo en mi libreta, iba por su hija cuando me di cuenta en dónde estaban las macetas y pude elegir una apuntando a ella.

En la mayor parte de los lugares, la gente se ha portado muy amable conmigo e incluso creo que ser visiblemente silenciosa ha sido una ventaja.  Por ejemplo, en ocasiones en donde normalmente tendría que argumentar por que me pasé un día para recoger unos boletos, me los dieron sin decir más para no tener que gastar tiempo en el back-and-forth por escrito.

Poco a poco he ido intentando reecontrarme con uno de los amores de mi vida, la comida picosa y/o muy condimentada.  Las dos cosas que quise comer antes de estar lista fueron doritos y limonada con cardamomo ya que ambas me hicieron toser bastante.  Al menos me imagino que ha de ser gracioso verme tratar de controlar un reflejo corporal.

A pesar de todas las herramientas de comunicación que tengo a mi disposición, siento que mi personalidad ha sido distinta en estos días ya que poco puedo hacer para participar en conversaciones de más de 2 personas y muchos momentos en los que tengo el chiste (malo) perfecto y si tenía pocas probabilidades de funcionar, menos si no le puedo dar inflexiones y si no es en cierto momento.

No siento que me haya limitado mucho en mi vida individual, he dejado de jugar boardgames cada semana, da flojera en ocasiones salir a actividades sociales y he pasado más tiempo del normal en mi casa o casa de mi novia.  Cosas que pudieron haber sucedido por muchos otros motivos.

Día 26

– Y cómo es tu voz ahorita?
– Se escucha como si una fumadora crónica de 60 años se acaba de despertar con la peor cruda de su vida.  Lo cual es avance de hace dos semanas que se escuchaba como Zombie Leonard Cohen .

Hay ocasiones en las que me desespero tanto que pienso en cambiar la habilidad de hablar sin límite sin lastimarme y deshacer la operación.  Aún habiendo gastado el tiempo y el dinero que le dediqué.  Pero luego pienso en estar en paz con una voz sin modular y encuentro una sonrisa en ello.

Independientemente de lo que se entienda por un mes, sea 4 semanas exactas o de día 27 a día 27, ya falta poco para poder tener conversaciones cortas sin romper las instrucciones del doctor.  Me he ido dando libertades de hablar más y más palabras siguiendo la métrica de seguir haciéndolo o no dependiendo de qué tanta incomodidad sienta los minutos después de hablar.  Todavía no estoy cerca de hablar sin restricciones pero se siente súper bien poder contestar algunas cosas exáctamente como quiero sin ayuda de mi celular o de una pluma.

Creo que en total me estoy permitiendo decir unas 20-30 palabras al día, que es diez veces más de lo que me permitía hace una semana pero aún así es súper limitado y me apoyo en otros medios todo el tiempo.

Casi puedo bostezar completamente, casi puedo estornudar completamente, sigo teniendo que toser con la nariz (ni sabía que se podía), por fortuna nunca perdí la capacidad de pedorrearme sin restricciones.

Día 10

Hoy ha sido otro día introspectivo.  Me dí cuenta que el tener contraindicado hacer sonidos me reduce mi capacidad expresiva casi totalmente.  No puedo reírme libremente porque puedo dañar la zona operada, no puedo llorar libremente por lo mismo y menos hablar o cantar.  Ni siquiera hacer sonidos onomatopéyicos para comunicar la emoción que tengo.

A pesar de toda la expectativa que tenía de este proceso y que sabía que no iba a ser fácil, lo que me sorprende es que yo no lo estoy tomando como me gustaría y eso es algo que está bajo mi control.  Y creo que me conozco lo suficiente para tener una buena idea de qué tengo que hacer para comenzar a sentirme mejor.  De cualquier modo es bueno ir escribiendo cómo me voy sintiendo para que quede documentado cómo va cambiando todo.

Las palabras de hoy “Random” y “Hugsies”

Día 9

Cuando empecé esto pensé que tendría más motivación para hacer más cosas y, por lo tanto, escribir más cosas a parte de me la pasé encerrada todo el día.

Me la pasé encerrada todo el día, así lo planeé.  Tenía síndrome de abstinencia por juegos en línea en equipo así que con gusto gasté el día jugando durante horas, después, como siempre sucede cuando realizo esto me genera un sentimiento de vacío.  Still, quería un día así y lo obtuve, NO RAGRETS.

Palabras del diá “Love” y “Ya”

Día 8

Confieso no haberme bañado antes de salir hacia el aeropuerto.  El vuelo pasó rápido entre Beck, Kaki King y las canciones que se tocan en los sueños.  Cuando aterricé me sentí distante de mis emociones, escondiéndome de algo.  Creo que decepcioné a mi novia y mi roomie que fueron por mí.  Fuimos a comer a Bel Mondo en la Roma, awesome stuff.

Llegando a casa después de un viaje en uber poco agradable (por el calor y el encierro) me pude sentir más libre y expresar con más libertad el gusto que me dio el regresar a la ciudad y de ver a la gente que más extrañaba de por acá.  No esperaba menos de la chistes a costo de mi silencio que recibí durante todo el día.

Aún así, me doy cuenta que va a parecer más tardado de lo que pensaba debido a que el tipo de conversaciones que me hace disfrutar más a este par de personas se forman con ideas más complejas de las que puedo comunicar con mis manos o rápidamente escribir en papel.

En la noche me enfrenté a una de las cosas más personales y que más me pesan en la vida, eventos como estos hacen que recuerde lo mucho que me falta resolver en lo personal.

Mis palabras de hoy “Holi” y “Holi”.