Día 7

Este día acabó mi encierro total.  Durante la mañana llegaron mi hermano y mi cuñada a la casa de mis papás y estuve conviviendo con ellos.  Hasta el momento la forma de comunicación más efectiva ha sido cambiarle el tamaño de la letra de notepad a 120, teclear y mostrar la pantalla de la computadora a las demás personas.   Con mi hermano fue divertido intentar que me entendiera con mímica qué era lo que quería decir.  So far, él es quien mejor me entiende.

En la tarde fue cuando salí de la casa a socializar.  Tenía que pasar por un cheque a casa de un amigo y aproveché la oportunidad para decirle si quería jugar algún juego de mesa, elegí Marvel Dice Masters entre ese y Summoner Wars porque este último ya lo había jugado.  La experiencia fue muy buena, me gustó mucho el juego a pesar de que sentía que lo estábamos jugando mal diferente a las reglas y corroboré que tenía razón. Lo pedí en Amazon en cuanto llegué a mi casa.  Fue un tanto frustrante al momento de tratar de entender las reglas porque no podía fácilmente hacer preguntas para aclarar las dudas que me iban surgiendo.  Espero que le guste el juego a mi novia porque me encantaría tener un 1v1 con el cual podamos engranarnos.

Al final, me costó un poco dormirme temprano mientras hacía la maleta para subirme al avión al día siguiente.

Advertisements

Day 6

Otro día más encerrada, sigo teniendo mucho sueño.  Hoy tuve la opción de ir a una fiesta familiar inmensa, de mis tatarabuelos para abajo, puede incluso que sea de mis tatara-tatarabuelos.  Cosa de tíos y primos hermanos, segundos, terceros.  Decidí quedarme en casa, en primera porque no puedo hablar y es raro interactuar con tantas personas sin usar la voz y porque estoy segura que muchas de esas personas que sí me ubican todavía no están al tanto con mi transición.  Quise evitar lo awkward de eso, al menos por ahorita.

En lugar de eso terminé de ver la única película del MCU que me faltaba, sin contar Ant-Man.  Y hacer muy pocas cosas de provecho.

En la noche salí a comprar algo al súper y al pedir cigarros usando pluma y papel pensaron que era sordomuda e intentaron decirme algo en lenguaje de señas, les seguí la corriente y sonreí durante todo el proceso aunque no tengo ni idea de qué quisieron decirme, supongo que gracias.  Otro día sin mucho movimiento.

Día 5

Desperté a las 4am, y después de estar dando vueltas en la cama durante un tiempo decidí despertarme y desayunar algo.  Ya con algo en el estómago me pude dormir un par de horas después para despertarme casi a las 2pm.  Logrando dormir más de lo que había hecho en años.  Sigo con sueño, sigo regresando a las preguntas fundamentales pero me siento mejor ahora que mi garganta se siente algo mejor.

La comunicación por Skype ha hecho, al menos temporalmente, que estar muda no sea un gran inconveniente.  Hay gente que entiende mis gestos mejor que otra: mi hermano y Silvana me sorprenden en cómo me entienden cuando siento a veces que no estoy diciendo nada.  Con mi papá ha sido más difícil en los pocos momentos en que hemos intentado platicar.

Hay una fiesta en la noche a la que no estoy segura si voy a ir.  Había pensado en ir media hora para saludar a la gente pero sigo con sueño.  We’ll see, aún hay más películas de Marvel que ver y Picross qué resolver.

Día 4 y 4.5

Me desperté antes de las 6am como la gran mayoría de los días que estuvimos en Seúl.  Terminamos de empacar lo que hacía falta y, unas horas después, salimos camino a la clínica para que de ahí nos llevaran al aeropuerto.  El camino fue más arduo de lo que pensé ya que nos fuimos en metro con nuestro equipaje.  Sufrimos un poco al subir y bajar las escaleras cuando no encontrábamos un elevador cerca pero lo hicimos.

En el aeropuerto lo único fuera de rutina fue que había muchas personas para pasar la seguridad.  El vuelo igual estándar, dormí mucho y por un momento se me fue la onda e intenté contestar con voz una pregunta que mi mamá hizo.  Más material para el azote pero nada muy grave.

A la llegada al aeropuerto seguía cansada y pasar por la fila un tanto cansado.  Mi hermano ya estaba esperándonos y me sentí contenta al verlo.  Fuera de ir a In-N-Out de pasada, venimos directo a la casa de mis papás.  El resto del día lo pasé “hablando” con mi hermano, jugando Hearthstone y skypeando con Silvana.  Al llegar la noche caí pesadamente en la cama.

Día 3

No había escrito porque traía atorado este día.   El wifi dejó de funcionar a media noche entonces cuando desperté viví desconectada durante unas horas.  Fueron momentos de Iron Man 3 y de cuestiones filosóficas personales muy intensas.  El primer día realmente introspectivo al estar en silencio.

Regresé a preguntas súper fundamentales que me he hecho en otras ocasiones: ¿Quién soy? y ¿Qué quiero?  Preguntas que en diferentes ocasiones he resuelto de diversas formas y que no había caído en ellas en varios meses, en más de un año de una forma tan crítica.  La cirugía me hizo dar un paso atrás y pasar por el filtro intelectual el motivo por el cual fui a Corea, por el cual tomo medicamentos, por el cual he tomado muchas de las decisiones importantes de mis últimos 2 años y, de repente, todo no era tan claro.

Me tambaleó el no llegar a respuestas rápidamente y hasta mi mamá preguntó que si pasaba algo porque me había quedado muy pensativa.  Resumí como mejor pude toda una vida de definición de identidad en unos cuantos gestos.

Salimos a comer y noté que había wifi gratis en el primer piso del edificio, lo cual me puso en contacto con las personas que más me acompañan en el viaje y con la dueña del departamento que solucionó el problema del internet.  La plática con mi novia y mi amiga estuvo difícil, las cosas se pusieron muy serias de repente y no entendí bien qué fue lo que sucedió.

En la tarde fui a la revisión con el doctor y ahí todo bien, la parte operada sigue bastante sana.  Recibí una inyección de botox en la garganta con una jeringa que usa el sonido para guiarse en dónde inyectar exactamente, sci-fi stuff.  Después, una doctora me demostró los ejercicios vocales que deberé estar practicando en dos meses.  Salí muy animada de con el doctor.

Le dije a mi mamá que fuéramos al otro landmark turístico que nos faltaba: la torre de Seúl.  El camino para llegar a ella fue un tanto cansado, tuvimos que caminar cuesta arriba algunas calles en un clima caliente y húmedo.  Mi mamá sintió un poco la subida y hubo el primer momento de desesperación real por mi falta de voz y nuestra inhabilidad para poder comunicarnos sin ella.  Cuando llegamos a la torre, la neblina/smog hacía que la visibilidad fuera muy pobre pero aún así la vista era impresionante.  Seúl es una ciudad muy bella.

Cansadas, regresamos al cuarto.  Yo escribí un largo correo a Silvana como ella me pidió, me tranquilizó un poco concretizar en palabras las dudas que había tenido en la mañana pero aún unos días después no he terminado de resolverlas.

Al final del día, con todo lo que me movió.  Ese día fue el primero que me sentí como yo misma por primera vez en semanas, desde que hice la cirugía el principal enfoque de mi vida.

Día 2

Ahora sí, no salí de los 20m^2 que componen el departamento. Pasé el tiempo platicando con la gente en casa, particularmente con Silvana, y viendo más películas de Marvel: Thor, Cap y Avengers. A esas tres las rankeo en ese orden y veo por qué Avengers fue el boom taquillero que fue.

Me sigo sintiendo culpable por pasar tanto tiempo adentro y no explorar la ciudad. Especialmente la ciudad de noche que entre el jet-lag, la cirugía y la recuperación, lo más tarde que me he dormido es a las 10.30pm y lo más tarde que he estado fuera de departamento ha sido las 8pm. Es verdad que ya conozco Seúl pero me hizo falta estar más en contacto con la ciudad. La verdad es que la he vivido detrás de un vidrio, habré pasado una semana entera aquí y sólo habré dedicado dos días a conocer la ciudad, un porcentaje muy pobre.

La inactividad comienza a meterse en mí, es por eso que mañana no quiero quedarme todo el día encerrada otra vez. El reto/premio va a ser subir a la torre de Seúl, dicen que la vista en la noche es espectacular, pero entre lo nublado y lo poco nocturnas que hemos sido esta semana creo que tendrá que ser durante el día. El plan de mañana entonces será ir a la torre y al follow-up poniendo muchas expectativas en que todo vaya perfecto, cualquier cosa que no sea perfección va a ser una decepción. Le aposté tanto a esto que no me he permitido imaginar algún escenario que no sea el ideal. Poco realista, pero por el momento decido aferrarme a eso.

Día 1

Hoy fue meramente de descanso.  Desperté después de 8 horas seguidas de sueño y unas horas más tarde dormí 4 más.  Y otras 4 horas después tengo sueño.  Efectos comunes después de anestesia general.

Salí a caminar un rato y el aire sigue muy húmedo, y yo sudando más.  El area alrededor del depa en donde estoy está muy cool, muchos barecitos y restaurantes.  Lástima que por el momento no me voy a animar a comer muchas cosas y que por órdenes médicas no puedo tomar alcohol ni comer cosas picantes durante 2 meses.

Tosí por accidente al tratar de limpiar mi garganta de la forma que me explicaron en la clínica, me asusté un poco cuando sucedió pero creo que no pasó nada.

En la mañana pasé usando el whatsapp mientras la gente seguía despierta, en la tarde leyendo cosas en internet, básicamente hice lo que siempre hago pero por un periodo más largo.

Hay momentos en los que me desespera no poder hablar y me da miedo que en algún momento grite en reacción a un estímulo no esperado.  Así es la vida del silencio recomendado pero no forzado, supongo.